29 de julio de 2016

¿Y si se acaba el mundo qué...?

 Hoy como en varias ocasiones a lo largo de mi vida, existe un "peligro" cada vez más cierto y cada vez menos creíble de que se acabe el mundo... ¿El origen? No lo sé, ya no tengo 15 años como para aterrorizarme con historias que tampoco tengo el tiempo o el interés de buscar... Me he convertido en un verdadero molusco escéptico de esta clase de cosas al grado de decir ¿Y qué si se acaba el mundo...?

No lo sé, pero no me parece que haya existido una sociedad tan pútrida como la que tenemos hoy en día y se me ocurren varias cosas para ejemplificarlo... 

Lo plástico, lo efímero, lo intrascendente se nos ha impuesto como una forma de vida, como una vertiginosa y hueca forma de llenar un vacío que antes se satisfacía con cosas más ricas, con cosas que desde mi punto de vista valían más la pena que un celular nuevo, ver la serie que todo el mundo ve, tener el mejor auto...

La dureza del alma, la frialdad con el vecino, la impasibilidad ante los acontecimientos, la indolencia ante el sufrimiento ajeno son algunas de las cosas que me siguen siendo ofensivas, que me rehúso a creer que vayan en aumento y que me puedan alcanzar...o que ya me hayan alcanzado.

Esto puede sonar a viejito, a otra generación, a algo retrógrada (¿Pero no es el ánimo de los párrafos anteriores? ¿Que lo de antes era mejor?) pero no hay otra forma de decirlo..., Se están perdiendo los valores, se están diluyendo en un tejido social cada vez más intrincado, más cochino, más desordenado y por momentos me parece, sin forma de echar marcha atrás. Y hay que ser claros, los valores no están peleados con la modernidad, los valores no son conservadores, los valores son una serie de preceptos máximos que deberían estar sobre cualquier orden, asociación, gobierno, política, religión, etc. y que deberían respetarse por el simple hecho de ser habitantes de este planeta.

Bajo este contexto ¿Y qué si se acaba el mundo...?

Si el planeta explota, será para el universo como terminar de una vez por todas por una celula cancerosa.

Si simplemente se queda ahí inhabitado, flotando en el espacio, pasará sólo un pestañeo en el tiempo universal para que vuelva a ser un planeta azul y verde con cero vestigios sobre la superficie de lo que alguna vez habitó ahí...Seremos petroleo en varios millones de años.

¡Qué se acabe! Qué en los últimos minutos del mundo todo habitante aprenda su lección y después si queda alguien, que empiece de cero, pero ahora si bien hecho, sin ninguna posibilidad de recrear lo que había antes del cataclismo, con las limitantes del que sólo sabe hacer lo básico en esta vida...Y que eso sea más que suficiente para él o ella.

Personalmente, si hoy se acaba el mundo...¡Estoy listo! Me he preparado para empezar de nuevo en lo que sea que venga... He estado produciendo un poco aquí y un poco allá, con errores y desatinos, pidiéndole ayuda al universo que hasta ahora se ha portado a toda madre y ha respondido de lujo, y sobre todo con el alma contenta, con el alma tranquila, con muy poquitos problemas, tratando de enderezar lo chueco, de reparar lo dañado y de seguir adelante con la cabeza en alto para hacerlo cada vez mejor.

En un sentido metafórico, de hecho hoy se acaba el mundo para mi...Se acaba el mundo tal y cual lo conozco, inicia el proceso de extracción de esta Inception que yo mismo provoqué de una aventura más en la vida que me ilusionó, que disfruté, que padecí y que en el resultado final me sirvió para crecer, para ser una persona diferente, con una visión diferente a la que tenía hace 374 días.

¡Vámonos pues! a ver qué nos depara el mundo, a ver que nuevas aventuras nos tiene preparadas, si es que no decide terminarse....


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada